8 de Marzo de 2018

Anoche nos juntamos unas 15 personas a cenar. Gente de España, Argentina, Colombia, Italia, Alemania y Holanda. Gente distinta que hacía el camino por múltiples motivos, que habían compartido tramos del camino, conversaciones esporádicas y que al finalizar cada etapa hacían grupo, cenaban juntos y conversaban de todo como un grupo de amigos. En este albergue también estaba el colegio de Moncada que inició a caminar a las 5 de la mañana.

Unos días antes alguien se entero que el día 8 a las 12 del mediodía hacían una misa donde iban a poner en marcha el Botafumeiro, así que como grupo quedamos en iniciar la última etapa hasta Santiago a las 6 y así fue. Salimos completamente de noche alumbrando el camino con los frontales y móviles hasta que empezó a amanecer.

El principio fue algo complicado con varios grandes charcos y barro que evitar pero una vez amanecido y la emoción y ganas  de llegar a Santiago antes de las 12 le daba un extra de energía a la gente. Fui caminando a un buen ritmo unas veces conversando con unos otras en solitario y alcanzando a gente hasta que, sin darme cuenta, mi grupo quedó atrás y me junte con el colegio. Compartí el tramo que quedaba hasta el Monte do Gouzo conversando con un chico de mi pueblo que iba con el colegio.

Aquí ellos se pararon a esperar al resto de su grupo y yo continué caminando en solitario.

A partir de aquí todo el tramo era bajada y mis tendones de aquiles empezarón a resentirse cada vez más y la entrada a Santiago fue muy dura por el dolor teniendo que parar a estirarlo en varias ocasiones.

En todo este tramo no me crucé a ningún otro peregrino, pasé la entrada de la ciudad, el casco antiguo y por fin llegué a mi primera meta. La catedral de Santiago de Compostela estaba ahí.

Poco a poco fueron llegando todos. Dejamos las mochilas y entramos a la catedral. Volví a encontearme a la profesora de Valencia que me contó que eran ellos quienes habían pagado para el botafumeiro y que iban a colaborar en la misa. Una de las chicas del colegio que hablo en misa dijo las palabras más bonitas de toda la misa y que representaban completamente la experiencia vivida y como nos sentiamos todos en ese momento.

Con el primer reto conseguido ahora queda disfrutar de la ciudad unos días antes de seguir el viaje.

 

Pin It on Pinterest

Share This