31 de Marzo de 2018

Este fin de semana es el cumpleaños de Luisa y lo celebra en su pueblo. Con las opciones de quedarme solo en Lisboa a seguir haciendo turismo, o pasarlo con una amiga que celebra su cumpleaños y poder conocer gente Portuguesa la decisión es muy sencilla.

Llegamos a Vidigueira de madrugada, cuando la discomovil ya estaba en marcha. Sus amigos me reciben como uno más, mi portugués es nulo para hablarlo pero ellos tienen más facilidad para el español y si no en inglés podemos hablar. Pero ¿Estoy en mi pueblo? El ambiente es el mismo que mis fiestas, gente alegre con una cerveza en la mano, mucha música española, aserejejadejedejebe… incluido el momento tenso del final tan típico. Como estar en casa con amigos.

Vidigueira esta en la zona de Alentejo. Zona de vino y también del O Cante Alentejano, un estilo musical patrimonio inmaterial de la humanidad. Por si el ambiente no me hacía sentir bastante en casa, las calles del pueblo me recordaba mucho a Puerto Lápice donde veraneaba de muy pequeño.

Este fin de semana he podido convivir con gente muy buena, disfrutar de las fiestas y la comida típica. Y yo solo puedo agradecerle a Luisa el haberme invitado y haber sido tan buena anfitriona, que además solo tuve que comentar que cuando estuve en Roma me gustaron las ruinas para llevarme a ver los restos romanos de São Cucufate y de Évora. Nada como unas buenas piedras históricas en cualquier viaje.

Vaya viaje si esto me pasará en cada país!

Pin It on Pinterest

Share This