8 de Abril de 2018

Llego a Sevilla y mi anfitrión, Lola, viene a recogerme. Me acerca a la Plaza de España que pueda hacer unas fotos.

Vamos por el centro a tomar unas cañas a cenar algo rápido y a un local único regentado por un senegales que no hubiera encontrado por mi mismo ni al que nunca hubiera ido solo.

Yo alojé a través de couchsurfin a 2 personas en mi casa hace un tiempo y está será la primera que me alojen a mi. Lola vive con su hija, un amigo de ella y 2 gatos. Me tratan como uno más y voy mirando como llegar a Algeciras para subir al ferri a Tanger y luego llegar a Chefchaouen.

La opción más económica y rápida para ir de Sevilla a Algeciras es Blablacar y Xavier, un francés que practica el kitesurf y se quedó a vivir en Tarifa es mi conductor. Llegado al puerto de Algeciras el vendedor me recomienda ir a Ceuta, cruzar la frontera, subir a un taxi a Tetuán y de ahí directo a Chaouen. Y eso hago.

Llego a Ceuta y subo al autobús 7 que va a la frontera, va lleno. Bajo, pregunto por la frontera y entre risas me dicen que hay que andar un poco. El ambiente ya es totalmente diferente, cientos de Marroquies van y vienen, creo que soy el único no marroquí que está cruzando la frontera ahora mismo.

Ya no se escucha español excepto a un policía gritar. Ya no está la seguridad y comodidad que sentía en Portugal, ahora sí estoy en mi aventura, no son vacaciones, hay unos pocos nervios y adrenalina. Voy a dar la vuelta al mundo!

Llego al control de aduanas de Marruecos y un hombre me avisa que haga cola, yo hubiera seguido si no me avisa. Es mi turno, ven mi pasaporte, todo correcto y sigo. Doy 10 pasos y me llaman desde la garita ¿Qué pasa? estoy en busca y captura? Vuelvo, no se que ha pasado pero me vuelve a dar otro número de acceso y ahora sí puedo seguir.

Salam Marruecos!

Bien, siguiente paso, un taxi a Tetuán. Sigo andando y veo una gran explanada llena de taxis y gente. Un hombre se acerca y me ofrece un taxi privado por 15 euros. El hombre parece el encargado de organizar los taxis pero el precio me parece excesivo y no quiero taxi privado, quiero uno compartido. 5 euros. No creo que sea el precio para ellos pero me acepto. Esperamos un rato hasta que se llena, vamos 5 y el conductor. Son 40 minutos de taxi así que el precio me parece más razonable y me deja en la estación.

Siguiente paso, bus a Chauen. Entro a la estación y enseguida un hombre me pregunta en español donde voy y me indica la ventanilla correcta. 20 dirhams por el trayecto de 1 hora, es muy razonable. Espero mi autobús cuando llega pregunto  varias veces si es el bus correcto para asegurarme, más bien digo Chauen al conductor y el asiente y repite Chauen. Adentro. El autobús vio días mejores (hace mucho tiempo) después de unos 30 minutos se para, algo le pasa al autobús, baja el conductor y otros tantos a curiosear. No se que pasa y al rato vuelve a estar en marcha.

Llegamos a Chefchauen, no veo mucho azul la verdad, pero estoy un poco lejos de la medina. Un taxista me ofrece llevarme por 15dh, miro google maps y mi hostel está solo a 15min andando y eso hago. Chaouen está en la ladera de una montaña y mi camino es todo cuesta arriba.

Llego a la medina y busco my hostel, me cuesta encontrarlo con tanto movimiento de gente y un hombre insiste en ayudarme pese a mi negativa. Me lleva al hotel y me ofrece para fumar, yo no fumo así que digo que no y el se va. En Chauen hay muchas plantas de la alegría. Entro al hotel y el de recepción tiene una actitud digamos peculiar, quizás esté en otro plano astral. El hotel no me gusta, no estoy muy cómodo y el internet va fatal.

Ya es de noche y tengo que comer algo, doy una vuelta, está lleno de gente. Deben ser turistas pero no extranjeros porque creo que son vacaciones para los estudiantes. Esta oscuro pero estas callejuelas me gustan. Vuelvo al hotel y busco un airbnb para los próximos días.

Ha sido un día muy largo.

Pin It on Pinterest

Share This