25 de Mayo de 2018

Llegó el día! lo que más ganas tenia de ver en Egipto, las pirámides de Giza. Mariposas revolotean en mi estomago, veo corazones everywhere, la intro de Stargate resuena en mi cabeza. Construidas por los alienígenas para aterrizar sus naves! llevo mi cámara, agua y una toalla como buen autoestopista galáctico por si alguna aterriza y me lleva.

Para ir decido tomar el camino más barato, metro y bus local. El metro funciona muy bien y es muy económico. A la hora que lo tomo a penas hay gente y soy el único turista que sube. Bajo en la parada de Giza y cómo no unos amables señores intentan venderme la visita a la pirámides como lo hace los egipcios, y que sería así salvo por el precio absurdo que proponen. La visita «egipcia» consiste en entrar por la puerta por donde entran los locales y tener un carro durante unas 2 o 3 horas que me llevará donde quiera dentro del área y en teoría tendría acceso a todas la pirámides. Su precio son 800 libras egipcias (unos 40) lo que me parece muy caro para mi y me voy sin regatear para buscar el bus que me deja en las pirámides, durante el camino otro hombre que dice acaba de salir de trabajar y me «ayuda» a localizar el bus que busco empieza a contarme sobre su vida y sus 6 hijos y otra vez la historia de la visita estilo egipcio que poco a poco me va rebajando hasta las 400 libras y que amablemente rechazo porque se que voy a pagar unas 200 por lo que quiero ver. El hombre no deja de insistir y cuando ve que no quiero me pide algo de dinero. Le veo tal cara de agotamiento y como en todo momento me ha hablado educadamente le doy 20 libras y me indica el minibus al que tengo que subir.

En el minibus van unos jóvenes y el conductor con los que empiezo ha hablar y nos reímos un. El conductor, que quiere ir a España a trabajar de taxista buscando una vida mejor, sabe palabras sueltas en inglés y uno de los jóvenes se defiende mejor con el inglés y hace de traductor. Cuando los jóvenes se bajan la función de voz de google translator hace de intermediario. Y aquí es cuando ves que son buena gente siempre que no busquen dinero como en las zonas turísticas.

La entrada al recinto me costó 140 libras y la entrada a la pirámide más económica 60 libras. El recinto aunque es muy grande la distancia caminando entre las 3 pirámides es de apenas 15 minutos entre cada una lo que hace que si no vas a ver el museo ni alejarte mucho te des cuenta como intentarán engañarte para que contrates un caballo o carro.

Lo primero que hago es ir a ver la pirámide por dentro. Imagino que debe ser algo similar a lo que vi en las tumbas así que tampoco pago para hacer fotos y a la entrada me hacen dejar la cámara. Por supuesto una vez dentro el guía te hará una explicación y te dirá de hacerte fotos con el móvil. Yo lo esquivé lo suficiente para hacer un par pero un grupo de turistas muy confiados posaron en todas las fotos con una amplia sonrisa hasta que les pidió una cantidad X de dinero 😉

Ya con esto visto lo siguiente es sentarme, contemplar las pirámides y esperar a ver si aterriza un ovni o una de las naves de StarGate! pero mi gozo en un pozo.

Para terminar la ruta solo me falta por ver la gran esfinge. Aquí me quede mirando viendo como hay un grupo de jóvenes egipcios bien preparados para engañar al incauto turista. Dos parejas de jóvenes egipcios que parecen turistas y se hacen fotos buscan a la victima perfecta y se ofrecen para sacarle fotos. Muy amable por su parte, pero parece que se conocen todos los mejores ángulos y posturas más graciosas! mueven al turista como si fueran marionetas, les suben y bajas los brazos y las manos, les toman varias fotos y los pasan a la siguiente posición. Me parece tan gracioso como los manejan que me quedo mirándolos todo el proceso para ver la cara de los turistas cuando les pidan dinero. No debió ser poco porque se quedo blanco y empezó el regateo, el turista queriendo pagar lo mínimo por algo que ni siquiera pidió y los timadores con su excusa de que les han hecho más de 50 fotos. No se cuanto pagaron al final

Yo le decía cumplidos, la mimaba, me gasté dinero en ella! y ella como si nada. No esfinjas que no me ves!!

Y con esto ya soy felíz.

Pin It on Pinterest

Share This