18 de Junio de 2018

Llegó el día de pasar todo ese control pre-israel. Me han comentado varias personas que antes de subir al avión te hacen una «entrevista» para saber que coño vas a hacer tu en su país y por qué. Mi pasaporte con tanto sello de países musulmanes consecutivos en teoría no me va a facilitar la entrada y en previsión de que me registren móvil y facebook ya me cuido de no escribir nada malo de Israel ni pro-Palestina. Y si alguien se pregunta si te pueden mirar el móvil la respuesta es sí, pero creo que solo si dices que conoces a alguien en Israel para que les enseñes la conversación con esa persona.

Temiendo que esa entrevista se alargue llego con tiempo de sobra, voy a hacer el check-in y me piden el billete de avión de salida. No tengo de eso!. Pero amablemente me ayudan a hacer una «reserva» de vuelo de salida de la que no tengo que pagar nada pero el papelito me servirá para poder embarcar. Hago el check-in, la puerta de embarque, subo al avión y nadie me ha preguntado ni la hora. Demasiado fáci

Llego al aeropuerto de Tel Aviv, me acerco al control de pasaporte y por supuesto la estampa del sello del Líbano les brilla como si tuviera flechas luminosas. Me hacen pasar a una sala de espera donde en algún momento no especificado alguien me llamará… pasan unos 15-20 minutos y alguien me llama. Aquí está! el experto del mossad que me a interrogar! . Paso a un despachito y amablemente me pregunta mi email y mi móvil de España y por los países por los que he pasado (Marrucos, Túnez, Egipto y el Líbano), cuanto tiempo he estado, por qué he ido, si conozco a alguien, … Para mi todo tiene una respuesta muy sencilla y alegre: estoy dando LA VUELTA AL MUNDO y esos están en mi ruta, no conozco a nadie y voy porque quería verlos. Y por qué voy a Israel? por qué voy a Palestina? qué voy a ver y por qué? pues voy a ver muchas ciudades Acre, Haifa, Tel Aviv, Jerusalen, voy a ir a Nazaret y a Belen y además voy a pasar a Jordania y después a seguir mi viaje. No tengo nada que esconder y en 10 minutos es suficiente , el hombre me desea buen viaje y me da mi papelito-visa.

Estoy un poco decepcionado porque quería experimentar ese interrogatorio al que someten a algunas/os y poder escribir sobre el en primera persona. Pero no pudo ser. Sin embargo si conozco a gente a la que sometieron a un interrogatorio y control de equipaje que se alarga varias horas. En esos casos revisan las maletas exaustivamente, prenda por prenda. Les hicieron semi-desnudarse para pasar la ropa por el escáner. Preguntas sobre toda su vida, familia, trabajo, salud, dinero, amor, viajes y personas que han conocido y con detalles.

Pero a mi no me paso nada tan radical y ya estoy en Israel, la tierra prometida a la que Moises se quedó a las puertas. Quizás el que no pueda entrar es la reencarnación de Moises?

Pin It on Pinterest

Share This