10 de Julio de 2018

Antes de llegar a Turquía algunos me decíais que era peligrosa y que los turcos son unos bestias y peligrosos,… Bien, yo ya había estado en Estambul antes hace varios años y me pareció de lo más segura y bonita y era un país al que tenía ganas de recorrerlo, un poco porque veía fotos en instagram de lugares como Estambul, Capadokkia, Pamukkale, … pero también un mucho porque en Escocia tuve la suerte de conocer y hacerme amigo de una pareja de turcos, Melike y Sinan, tan buenas personas los 2 que quería ver si en general los turcos era al menos la mitad de buenas personas que ellos. Con eso mi idea de Turquía y los turcos estaba muy lejos de un país o gente «peligrosa».

El primer día me alojé en un hostel, pero los 2 siguientes días me alojé en el barrio de Besiktas usando couchsurfing en el sofá de casa de Nirgul, con la que fue muy fácil llevarse bien. Nirgul toca el chello como música profesional, es también profesora de música y adicta a la bicicleta de carretera. Yo «sigo intentando» aprender a tocar el ukulele (aunque lo cierto que casi es más un adorno en la mochila). Después de escucharla a ella tocar me dieron ganas de romperme las manos para no tocar nunca más. Fue realmente interesante conocer a su amigo Alexis, ex-músico que ahora es más feliz llevando una pequeña cafetería sobre un moto-carro. Conseguir que alguien me aloje por couchsurfing me resulta realmente complicado, hasta ahora en este viaje solo 3 personas me ofrecieron alojamiento pero las 3 han sido muy buenas experiencias.

Me hubiera gustado poder coincidir en Turquía con mis amigos Melike y Sinan pero nuestros viajes no coinciden en el mes que yo llego aquí y me pusieron en contacto con su amigo Nurullah que vive en Estambul. El segundo día quedé con Nurullah que enseguida me trato como si fuéramos amigos de toda la vida y que le llamará Nuri como sus amigos. Cruzamos el Bósforo, me hizo de guía por el lado asiático y no me dejó pagar nada.

El tercer día volví a quedar con Nuri y me llevó a otras zonas del lado asiático también para después juntarnos con Nirgul que tenía que tocar en una boda y ella nos invitó a pasarnos por allí mientras era la actuación. Por la mañana Nuri y yo fuimos al lado asiático a tomar el típico almuerzo Turco en la zona famosa para eso.

A la salida del restaurante hay un pequeño puerto donde paran barcas de pescadores. Yo saqué mi cámara y me puse ha hacer algunas fotos y cuando ya nos íbamos unos hombres mayores que estaban sentados bajo una sombrilla pegada a la pared me llamaron para que les hiciera unas fotos con mi cámara. Yo no entendía nada de lo que decían en turco y ellos no hablaban ingles, pero enseguida nos invitaron a cerveza y entre risas, cervezas y Nuri de traductor se nos pasó casi una hora.

***foto pendiente

Por la tarde nos unimos a Nirgul y en el acceso al recinto del restaurante un guarda nos pidió la identificación a todos, algo que extrañó a Nirgul y cuando entramos al restaurante ya empezamos a desentonar. No era una boda cualquiera, más bien de high-level y quizás por eso contrataron a 3 musicas profesionales. Nuri y yo veníamos de caminar todo el día, en pantalón corto y camiseta y allí todos estaban con trajes elegantes y cada vez llegaban más invitados y ninguno vistiendo «casual». Nuri se fue a casa y Nirgul y las otras 2 chicas que forman el grupo fueron a tocar. Yo decidí intentar dar una vuelta y hacer algunas fotos a las músicas pero en cuanto le levante se acercó un chico, que era el encargado de toda la música y también quien contrató a Nirgul, y como estaba esperando que me pasara en algún momento me llamó la atención por no ir vestido adecuadamente para la boda, lo que era cierto, y me invitó quedarme en la zona donde estaba la tabla de mezclas y el dj (el y su socio). Y ahí pase una hora de lo más entretenido hablando de viajes y bebiendo vino.

Al día siguiente Nirgul, empezaba sus vacaciones y su fantástico viaje de 10 días en bicicleta por Turquía y yo me moví a un hostel. Algo que comí esa tarde me hizo pasar la mitad de la noche en el baño.

Los siguientes días me cambié a un hostel en la zona de Sultanhamend (donde están las principales atracciones turísticas) y los pasaría turisteando con Nuri recorriendo Estambul, y como hizo todos los día sin dejarme pagar ni un agua mientras me siguiera considerando su invitado en la ciudad.

Pin It on Pinterest

Share This