12 de Septiembre de 2018

El edificio que más turistas atrae a la India y que más gansa tenía yo también de ver en este país. El impresionante Taj Mahal.

Todo el mundo conoce el Taj Mahal y siempre se le asocia a un lugar muy romántico pues esta obra de arte la mando construir el emperador Sha Jahan a su esposa favorita con la que tuvo 14 hijos y falleció en el parto del último. La historía claro es más o menos romántica según quien la cuente o donde la leas, igual que las historias de que al arquitecto le cortaron las manos y cegaron para que no volviera a construir algo tan bonito son más o menos ciertas según donde quieras buscar más información. Pero lo cierto es que el emperador nadaba en dinero y lo usó muy bien para contratar al arquitecto que hizo posible esto.

Yo me levanté pronto para estar dentro para ver la salida del sol, puse una galletas en la mochila y un zumo con la intención de una vez dentro quedarme rato largo disfrutando de las vistas y tener algo de comer porque no me daba tiempo a desayunar. Desgraciadamente para mi en la entrada no me dejaron pasar nada de comida ni bebida, ni siquiera unos caramelos. Con el ticket te incluyen unas fundas para las zapatillas para entrar al palacio y una botella de agua, pero con el hambre que tengo como no me coma el plástico me va a dar algo.

Las gigantescas puertas de entrada ya te indican que detrás de ellas hay algo bueno.

La visión de llegar a la gran puerta de la entrada y tener al fondo el palacio es realmente bonita. No hay muchos turistas pero algunos madrugaron bastante más que yo.

Pasando la puerta y con las vistas desde el gran jardín sigue siendo bonito. Me acerqué hasta un mirador a mitad camino del jardín, uno de los puntos clave para tomarse la foto.

Aquí es donde, con el hambre que me está entrando ya, me toco las narices ver que no me dejaron entrar comida supongo que para no ensuciar pero ya veo algún papel por el suelo y la fuente descuidada y sucia desde hace largo tiempo. Pero creo que la mayor idiotez del cuidado es la funda de zapatillas para entrar al palacio/mausoleo. La gente se pone la funda mucho antes de pisar el marmol con lo que la funda se ensucia. Los propios guardias caminan por todo el recito con la funda que se va a llenar de mierda seguro. Están pintando una parte creo, pero en cuanto te acercas a cualquier parte del recinto ves el mal mantenimiento que tiene esto para ser una de las 7 maravillas del mundo… Pero aún con mi critica a la higiene y los cuidados que tiene esta sociedad por el entorno y sus monumentos esta es una visita obligatoria si vienes a India.

Me di varias vueltas para verlo desde varios ángulos pero como el frontal con la fuente y el jardín ninguno. También me dediqué a ver las posturas de la gente y siempre me hacen gracia los fotógrafos que saben todas las posturas graciosas y empiezan a mover a los modelos como si fueran maniquíes.

En el recinto hay otros esificios pero que no pueden competir en belleza.

 

En Agra también puedes ir a ver una fortaleza o ir al jardín a la otra orilla del río enfrente del Taj Mahal para ver la puesta de sol. Yo no hice nada de eso porque seguía contento con la imagen en mi cabeza de la fortaleza de Jodhpur y para ir al jardín necesitas tuktuk que a mi solo me salía caro. Y visto el Taj Mahal yo ya estaba listo para ir a mi última parada en India, Varanasi.

Pin It on Pinterest

Share This